Isla de Pascua

La Isla de Pascua  o Rapa Nui es una de las islas más aislada del planeta, a casi 4.000 kilómetros del continente americano y otros 4.000 de Tahití ( la isla más grande de la Polinesia Francesa) . Nos fascina por el misterio de sus moáis y de una cultura que estuvo a punto de extinguirse varias veces y de la que aún no se ha podido descifrar ni siquiera su escritura. Se conservan documentos, pero nadie sabe leerlos. Por eso todo es leyenda en Rapa Nui, tradición oral que pasa de una generación a otra confundiendo realidad y fantasía mítica.

Cultura Rapa Nui y un particular sistema de escritura: Rongo Rongo
Se conoce con el nombre de rongo rongo a un sistema de escritura descubierto en la isla de Pascua en el s. XIX, tallado primordialmente con puntas de obsidiana, en su mayoría sobre tablillas de madera. Los habitantes nativos de la isla de Pascua la llamaron también kohau rongo rongo
Parque Nacional Rapa-Nui = National Park Isla de Pascua, Easter Island,  Chile [material cartográfico] cartografía Horacio Baldrich ; proyecto Angel  Cabeza, Carlos Weber, Marcos Rauch ; diseño M. Isabel Campodónico. -  Biblioteca

Esta isla triangular, cuyo lado más largo mide 24 kilómetros, es un lugar especial, un punto legendario de aventureros. La isla es territorio chileno desde 1888 y todos allí hablan español. Está literalmente en medio de la nada en la inmensidad del océano Pacífico, de repente, aparece en medio de ese vacío azul un pequeño pedazo de tierra triangular y redondeado que emerge del agua con los cráteres de sus volcanes y los grupos de moáis sobre sus costas. El avión de LATAM, el único que hace el recorrido una vez al día, pasa por encima de la isla, da la vuelta y aterriza en una pista que va de mar a mar. Si se pasara un poco, el avión caería al agua. Pero la pista es grande, pensada para aviones enormes. Son los únicos que pueden viajar a Rapa Nui: los pequeños no tienen autonomía para alcanzar un punto tan lejano. En el aeropuerto no hay avionetas, ni helicópteros, nada. Sería inútil: no podrían llegar a ningún lado.

Resultado de imagen de aerea isla de pascua plano

UN VIAJE LARGO Y PELIGROSO

El 5 de abril de 1722, el marino holandés Jacob Roggeveen, en busca de la mítica Tierra de Davis, llegó con sus navíos a una pequeña isla en mitad del océano Pacífico. Los europeos la bautizaron como isla de Pascua en honor al día de su llegada, la Pascua de Resurrección.

El objetivo principal del viaje de Roggeveen era encontrar la Tierra de Davis, una fabulosa isla llena de riquezas frente a las costas de Chile y que había sido descrita por el corsario inglés Edward Davis a finales del siglo XVII. Así, Roggeveen y el capitán Cornelis Bouman partieron el 1 de agosto de 1721 con una flota de tres navíos, compuesta por más de doscientos tripulantes. Durante una escala en Brasil, fueron recibidos a tiros, por lo que los expedicionarios pusieron rumbo a las islas Malvinas y desde allí, tras doblar el cabo de Hornos, visitaron el archipiélago de Juan Fernández.

Derrota del viaje de exploración de Jacob Roggeveen. (Texel , 26 de julio, 1721- Batavia,  13 de setiembre, 1722)

Por fin, el 5 de abril de 1722, pensando que había llegado a su destino, la Tierra de Davis, la expedición descubrió la isla de Pascua, donde pasaron varios días sin desembarcar. Un día, unos indígenas en canoa se acercaron a los barcos, y los hombres decidieron bajar a tierra y comerciar con los habitantes del lugar, con los que intercambiaron telas y baratijas por alimentos. Fue entonces cuando, en una de sus visitas, descubrieron con sorpresa las colosales esculturas erigidas en las laderas de la isla, los famosos moais, y los altares situados muy cerca de las playas, los ahu.

Alrededor de 4.000 Rapa Nui habrían vivido en la isla hasta la llegada de los primeros europeos en el siglo XVIII. Con la llegada de los colonizadores llegaron las armas de fuego, la esclavitud y las enfermedades como la viruela y la tuberculosis, de modo que a finales del siglo XIX ya sólo quedaban en la Isla de Pascua 111 Rapa Nui, de los cuales sólo 36 tuvieron descendencia.

En la actualidad, con una población de algo más de 5.000 habitantes que viven del turismo y la pesca, los Rapa Nui viven en Hanga Roa, el único núcleo de población de la isla; éste, que se sitúa en la zona sur-oeste, cuenta con su propio puerto, aeropuerto, numerosos hoteles y restaurantes. La realidad es que un gran barco lleno de turistas llega casi cada día a la Isla de Pascua. Los famosos moáis son el auténtico reclamo turístico de la isla, que hacen que aproximadamente unas 50.000 personas la visiten cada año. Como curiosidad, el primer vuelo a la isla de Pascua se produjo el 20 de Enero de 1951 con el avión llamado “Manutara”, en honor al ave que habitaba el islote Motu Nui.

En Julio de 2007 la Isla de Pascua fue declarada Territorio Especial, de modo que su Gobierno y Administración son regidos actualmente por un Estatuto Especial. Para preservar los bellísimos restos arqueológicos de este mágico lugar, se creó el Parque Nacional Rapa Nui, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. Además, el conjunto de las casi mil estatuas de moáis que se encuentran en la isla de Pascua, fueron finalistas en el concurso internacional muy importante celebrado en 2007, que consistía en elegir a las Nuevas 7 Maravillas del Mundo por votación popular.

Resultado de imagen de aerea isla de pascua plano
Estación NASA abandonada, Isla de Pascua

A las pocas horas de estar en la isla domina la sensación de que todo gira en torno a ella.

Durante centenares de años no había apenas conexión con el mundo exterior, y el universo de los rapa nui se acababa en sus costas. Tal vez por eso ellos llaman a su isla Te Pito O Te Henua (el ombligo del mundo). Desde lo alto de los volcanes se aprecia perfectamente la curvatura de la tierra y se imaginan esos 4.000 kilómetros de agua que nos separan del resto del mundo.

Aquí el tiempo se usa para hacer preguntas. Sobre todo las que devoran las horas de decenas de arqueólogos que han dedicado su vida a estudiar a los ancestros de una isla que llegó a tener solo 111 habitantes, después de tragedias, guerras civiles, hambrunas y ataques desde el continente para llevarse a los hombres como esclavos. Ahora su población ronda las 6.000 personas. Casi todos son, de alguna manera, familiares.

Resultado de imagen de isla de pascua

Moáis

Los moáis, esas enormes estatuas de forma humana que presiden las zonas más bellas de la isla y servían para honrar a antepasados ilustres. La Étnia Rapa Nui entre el 400-1600 d.C. los creó con piedra volcánica del lugar.

Las icónicas esculturas creadas por los indígenas de la civilización Rapa Nui talladas en roca volcánica que superan en algunos casos las 80 toneladas de peso, fueron repartidas al pie de la costa, por prácticamente todo el perímetro de la isla; cada Moái, que representa los ancestros (a una familia de la etnia Rapa Nui), se erigía de espaldas al océano pacífico, para que pudiese ser admirado por el pueblo, que se situaba justo a sus pies. El nombre de “moái” significa en el lenguaje Rapa Nui, “escultura“. Aringa Ora o Te Tupuna en el lenguaje Rapa Nui significa Rostros vivos o Rostros vivientes de los antepasados.

Después de esculpir gran parte del moái directamente sobre la roca mediante utensilios afilados de basalto y obsidiana, se extraía de la misma boca arriba; posteriormente, se hacía deslizar acostado por la ladera con la ayuda de unas cuerdas hasta desembarcar en un foso. Después de poner el moái en pie, se terminaba de esculpir la espalda, perfilándose también los brazos y demás acabados, incluyendo las distintas inscripciones. Una vez concluido el moái, se transportaba hasta su lugar de destino por medio de uno de los tres caminos principales que existían antiguamente. Este procedimiento demuestra que los Rapa Nui pasaron gran parte de su tiempo en la cantera esculpiendo numerosos moáis.

Tipos principales de Moáis: (nombre/zona/altura)
A) Moái Escoria Roja (Tahai) 2,5 m.
B) Moái Tuturi o Tukuturi -arrodillado- (Rano Raraku) 3,00 m.
C) Moái Ahu Vai Uri (Tahai) 4 m.
D) Moái Ko Te Riku (Tahai) 5,5 m.
E) Moái Ahu Tongariki (Hotu Iti) 7 m.
F) Moái Paro (Ahu Te Pito Kura) 9 m.
G) Moái Rano Raraku -Terminal- (Rano Raraku) 10 m.


Producción aproximada de Moáis: 1000; 300 de ellos localizados en la cantera Rano Raraku a medio terminar (algunos de hasta 20 m. de longitud, con un peso estimado en 200 toneladas)

El material utilizado para confeccionar los característicos sombreros de color rojo denominados pukao, fue extraído del pequeño volcán Puna Pau, que significa manantial seco, por lo que previsiblemente este lugar tuvo que tener agua en la antigüedad. Éste, se encuentra localizado al suroeste de la Isla de Pascua, muy cerquita de Hanga Roa. Se trata de un tipo de piedra volcánica de color rojo (también llamada escoria roja), que se caracteriza por ser muy blanda y fácil de tallar con un alto contenido en hierro, que le da ese color rojizo tan peculiar.

Las dimensiones de los pukao variaban en función de la altura o del tipo de moái al que iría destinado. No obstante, la media es de 2 metros de diámetro y 2 metros de altura. Algunos de los pukao que todavía se encuentran en la cantera Panu Pau y que seguramente irían destinados a alguno de los moais que se encuentran semienterrados en Rano Raraku, miden hasta 3 metros de diámetro, con un peso estimado de 12 toneladas. La aparición de los pukao fue muy tardía, ya que se comenzaron a introducir entre los siglos XV y XVI, siendo destinados a los moais de mayor envergadura y máximo apogeo de la cultura Rapa Nui. Su construcción era muy similar al método utilizado para esculpir las gigantescas estatuas, ya que se tallaban en la cantera con los mismos utensilios afilados de basalto y obsidiana, y con la particularidad de que, al tener forma redonda, se trasladaban haciéndolos rodar hasta su destino final. El pukao se colocaba en la cabeza del moái, justo antes de ponerlo de pie sobre la plataforma. Existen unos 100 pukaos por los 1000 moais existentes aproximadamente que se encuentran repartidos al pie de la costa por prácticamente toda la geografía de la isla. Tal y cómo ya se ha sugerido, en los pukao se ha encontrado cierta similitud con los tocados o el pelo largo de los antiguos sacerdotes que habitaban el lugar (los antiguos jefes de cada tribu), quienes se lo enrrollaban en la cabeza como una especie de moño.

El Ahu Tongariki con los 15 moáis, sin duda uno de los más famosos y representativos de la Isla de Pascua. El único moái con Pukao, esa especie de sombrero de color rojo, tiene una altura de nada menos que 14 metros. Para poder apreciar mejor las enormes dimensiones de los moáis que se encuentran en esta plataforma, es interesante caminar por detrás de la misma.

Ahu

AHU MOAI

Se trata de un tipo de edificio ceremonial dedicado al culto de los ancestros de cada familia; alrededor de estas estructuras se realizaban ceremonias, asambleas, ritos mortuorios, además de iniciaciones y celebraciones para distribuir alimentos. Estos lugares sagrados estaban reservados para sacerdotes, políticos, especialistas en el culto o guerreros y otros relacionados con la clase noble. El elemento principal de los ahu es una plataforma de forma rectangular colocada a cierta altura y delimitada por bloques de piedra tallada. Hay una plaza o explanada enfrente y algunas plataformas tienen orientaciones relacionadas al estudio de los astros. Los ahu más antiguos son de los siglos VI y VII.

Muro del Ahu Nau Nau
El muro del Ahu
Si te acercas al Ahu Nau Nau no sólo quedarás impresionado por los moais que ahí se posan, si no también por el muro (plataforma) que los sostiene. Esta plataforma, de 60 metros de largo por 12 de ancho, está construida de piedras y tiene distintos detalles

 “El problema del hombre blanco es que no cree en nada”, se ríe el alcalde, Pedro Pablo Edmunds, que es rapa nui “de 85 generaciones”. Aprendió de niño todo su árbol genealógico y puede recitarlo completo, algo habitual entre los más veteranos. “Ustedes no son capaces de creer en la respuesta más simple: los rapa nui movieron los moáis con su bien más preciado: el tiempo. No tenían prisa, el trabajo podían terminarlo sus hijos o sus nietos. Pero ustedes necesitan números, cálculos, ciencia. Nosotros tenemos nuestra tradición oral y ahí se explica todo”, se ríe.

Sin embargo, al visitar la cantera de Rano Raraku, donde algunos moáis —uno de ellos de 23 metros— quedaron a medio tallar en la roca y otros ya acabados semienterrados en las faldas de la montaña, la pregunta es inevitable. Es difícil imaginar cómo mover esos colosos sin romperlos con la tecnología actual. Hacerlo con la del siglo XIII, sin ruedas, y desde 1600 incluso sin árboles, es casi imposible.

Siempre se colocaban mirando a la aldea para protegerla. Por eso no miran al mar, sino al interior, donde estaban los hombres. Todos salvo siete de ellos. Algunos creen que representan a los primeros siete exploradores en llegar. Otros, que en realidad miraban a otra aldea y no al mar. De nuevo todo es duda, leyenda, teoría.

Resultado de imagen de isla de pascua

El misterio no solo está en cómo los movían, sino en quién les enseñó a hacerlos y por qué tienen esa forma particular, un tercio de cabeza y dos tercios de cuerpo con una nariz desproporcionada. No existe algo así en ningún lugar del mundo. Algunos apostaron por una influencia incaica, pero la hipótesis no ha cuajado. Hace 12 años se hicieron estudios genéticos y se confirmó que los rapa nui son polinésicos.

Resultado de imagen de cantera de Rano Raraku

La cantera de Rano Raraku es un viaje perfecto en el tiempo, y una de las estrellas de la isla. No es fácil encontrar en todo el planeta un lugar así, donde el tiempo quedó detenido. Tal vez solo en Pompeya se pueda imaginar como aquí el instante en el que una cultura se detuvo, con los moáis a medio hacer.

Sorprende enormemente, no sólo la enorme altura de los moáis, —en algunos casos enterrados hasta ocho metros de profundidad—, sino además, las diversas inscripciones líticas (Petroglifos) halladas prácticamente intactas por encontrarse bajo tierra. La erosión de la cabeza situada a la intemperie durante siglos, contrasta en gran medida con el material enterrado de color más claro.

Los moáis que yacen semi-enterrados poseen diversas inscripciones líticas que todavía están siendo descifradas. A éstas inscripciones se las conoce como Petroglifos. Según la RAE, la Real Academia Española de la lengua, un petroglifo es una “figura hecha por incisión en roca, especialmente la realizada por pueblos prehistóricos”. Otra de las curiosidades interesantes que se pueden deducir es que los Rapa Nui fueron mejorando y perfeccionando los moáis consiguiendo cada vez mayor altura y mejores acabados mediante formas más estilizadas; no obstante, es importante señalar que las tribus también compitieron por construir el moái más alto. Tal y como ya se ha sugerido, el jefe religioso y político de cada tribu, (los sacerdotes), motivaban a su tribu para competir y construir los moáis cada vez más grandes y estilizados, pero también más bellos.

12 fueron las tribus Rapa Nui que vivieron en la Isla de Pascua durante más de un milenio. Éstas, que delimitaron su propio terreno, tuvieron siempre su porción de mar. El ecosistema de la isla fue muy bueno al llegar, lleno de vegetación con numerosos árboles. Alrededor del año 1600 d.C se produjo una deforestación de la isla, los pobladores se quedaron sin recursos y se produjeron las primeras guerras entre las tribus, fundamentalmente por la ausencia de alimentos; durante estas guerras, algunos de los moáis fueron seriamente dañados.

Un triste terremoto y tsunami ocurrido en 1960 derribó los 15 moáis pertenecientes a esta majestuosa plataforma ceremonial de 220 metros de longitud total. Las gigantescas estatuas habían caído hacia el interior de la isla nada menos que 100 metros tierra adentro tras ser arrastradas por el mar. Años más tarde, a finales del siglo XX, concretamente en el año 1996, —y gracias a una grúa japonesa—, los 15 enormes moáis pudieron ser nuevamente colocados en pie.

Uno de los mejores ejemplos de Ahu (plataforma ceremonial) lo podemos encontrar en Hanga Nui, al sudeste de la isla, -muy cerquita de la cantera del volcán Rano Raraku-, donde se erigen espléndidos de espaldas al océano pacífico 15 Moáis Tongariki (imagen superior). Su longitud total, de 220 metros, lo convierten en la estructura más grande de esta naturaleza en toda la Polinesia. El pueblo de cada tribu, que se situaba justo a sus pies, contemplaba cada día la escena atónito con el mar de fondo.

Las casas en la Isla de Pascua:

Hare Paenga

Se refiere a las casas habitadas por personajes de alto rango en la sociedad de los antiguos rapa nui; su forma es la de una canoa invertida y la planta es elíptica. Un Hare Paenga tiene soleras de basalto que están cuidadosamente talladas y en la cara superior se colocaban postes para sustentar una estructura vegetal. La cara de enfrente tiene un pavimento por fuera que tiene forma de media luna. Por lo normal, el Hare Paenga tiene un reducido espacio interior y solamente era usado para dormir. Las medidas promedio de este tipo de edificios son de 10 a 15 metros de largo por 1.5 a 2.5 metros de anchura.

t leaving any rest
Principales Obras de Arquitectura en Isla de Pascua - ConstruArte, C.A.
▷ La más completa historia de Isla de Pascua
paulina on Twitter: "Casa bote | vivienda Rapa Nui para 15 personas  #CasaChilena… "

Hare Oka

Unas casas con planta circular cuyos basamentos son piedras de basalto. Se cree que se trataba de habitáculos temporales, debido a las evidencias arqueológicas. Normalmente no hay una estructura doméstica que indique que eran sitios de larga estancia.

Casas rectangulares

En la Isla de Pascua hay cerca de 250 casas con planta rectangular y la base es de piedras con forma de rectángulo, las cuales están colocadas con cantos en el terreno. La superestructura de estas construcciones es vegetal aunque tienen una forma conjetural. Por lo normal estas casas están relacionadas con corrales de piedra y talleres líticos.

Tupa

Estas habitaciones eran utilizadas por sacerdotes para observar los astros e indicar el inicio del año lunar, de las cosechas, festividades religiosas o de la llegada de los peces y aves migratorias que eran importantes recursos en la alimentación de los rapa nui. La mayor parte de las viviendas y de las habitaciones eran construidas con muros y con techos de paja además de que se usaban armazones de palo. Las casas se hacían sin ventanas y en ocasiones se construían pavimentos de piedra enfrente de ellas.

Orongo: una arriesgada competición en la Isla de Pascua — Mi Viaje
Orongo, la historia tras un pueblo | Travel Houndy
Aldea ceremonial de Orongo.
Ubicada a 8 kilómetros del principal núcleo urbano de la Isla, Orongo esconde dentro de sus construcciones la historia de un pueblo. En él se pueden encontrar casas construidas con piedras planas, así como petroglifos que simbolizan elementos importantes de su cultura, como la fertilidad, el Tangata Manu u hombre pájaro y su dios creador Make-Make.

Isla de Pascua, distrito moái

Los moáis dominan cualquier viaje, pero salvo largos paseos en coche — solo hay una carretera de lado a lado y se acaba rápido—, en la isla se puede hacer de todo. 

El Tapati, el carnaval, entre la última semana de enero y mediados de febrero, cuando vuelven a casa todos los rapa nui que viven fuera y se juntan 16.000 personas, con competiciones de deportes ancestrales como el peligroso descenso de las laderas de los volcanes en trineo de troncos de plátano. Estas batallas recuerdan el gran desafío que cada primavera enfrentaban hace 300 años los llamados hombres pájaro, que descendían por un acantilado descomunal desde la aldea de Orongo para nadar hasta un islote, el Motu Nui, donde anidaba un ave autóctona, el manutara. Allí tenían que ser los primeros en lograr un huevo del manutara, volver con él a la isla y subir el acantilado sin romperlo para convertir a su aldea en la reina de ese año.

Ese tiempo glorioso pasó, pero los rapa nui siguen luchando por conservar su isla casi intacta. Hasta ahora lo han conseguido. Y el turista será invitado a continuar esa tarea. Es casi imposible no engancharse con el remolino de leyendas mágicas de un mundo en peligro de extinción constante que envuelven al viajero nada más aterrizar. Poco importa si son reales. Nadie busca certezas en este lugar perdido del planeta. Solo hay una que lo acompañará mientras contempla desde el avión cómo se aleja ese pedazo de tierra en medio de la nada: no puede dejar de verlo al menos una vez en la vida. Isla de Pascua, distrito moái

Cabañas Morerava / AATA Arquitectos. Año: 2010:

Cabañas Morerava: Eco Rental Cabins in Easter Island, Chile
blogfundamentos | Cabañas Morerava
Cabañas en Isla de Pascua, Fotos - Cabaña Morerava
Pin on CONCEPT DESIGN
Morerava Cabins 8 « Inhabitat – Green Design, Innovation, Architecture,  Green Building

Hotel Explora Isla de Pascua. José Cruz Ovalle, arquitecto. Año 2005-2007:

Hotel Explora Rapa Nui de José Cruz Ovalle | Diseño Arquitectura
Arquitectura Sustentable en Hoteles y exploraciones Explora
slide

El ingenio sustentable de Michael Reynolds deja su huella en Rapa Nui:

El ingenio sustentable de Michael Reynolds deja su huella en Rapa Nui
El arquitecto estadounidense diseñó con materiales reciclados la escuela de música Toki Rapa Nui que será inaugurada este viernes en la isla y que se suma a un proyecto similar que fue presentado hace pocos días en Uruguay.

Un total de 1.500 neumáticos, 40.000 latas de aluminio, 15.000 botellas de vidrio, 10.000 botellas de plástico y 10 toneladas de cartón. Esos son los materiales que se requirieron para la construcción de una escuela de música que será inaugurada este viernes en Rapa Nui, la que además cuenta con una techumbre y aislamiento acústico en base a un material molecular de última generación. Se trata de un edificio con forma de flor que pertenece a la ONG Toki, integrada entre otros por la destacada pianista Mahani Teave, que se ideó en 2012 con el objetivo de preservar la cultura de la isla, y que pretende en el futuro convertirse en un centro donde los niños y niñas podrán desarrollar también otras disciplinas artísticas. El arquitecto Michael Reynolds, que desde hace 45 años se dedica a la construcción de viviendas autosustentables, es quien está detrás de este proyecto que salió adelante con el trabajo de numerosos voluntarios. Fue él también quien diseñó una estructura similar que fue inaugurada el pasado 30 de marzo en el departamento uruguayo de Canelones, y que se convirtió en la primera escuela sustentable de América Latina, la que en 270 metros cuadrados espera recibir 100 niños cada año, donde además de la educación básica primaria participarán en talleres de sustentabilidad en todos los niveles. El recinto obtiene energía mediante paneles fotovoltaicos y molinos de viento. La de Isla de Pascua utiliza un techo en base a  una membrana elastomérica que fue donada por el empresario estadounidense Glenn Mc Shand, a través de su empresa Master Tec. Es un material biodegradable que no usa productos derivados del petróleo, que es  resistente al fuego y tiene una vida útil de 25 años. Consiste en una tecnología molecular hasta ahora usada en programas aeroespaciales y para reducir el impacto medioambiental de los procesos de plantas mineras y de generación eléctrica. Al igual que su versión uruguaya, la del centro integral biosustentable Toki Rapa Nui también está dotada de paneles fotovoltaicos para la generación sustentable de electricidad.

Pin en RAPA NUI E- (ISLA DE PASCUA)
En Rapa Nui inauguran la primera Escuela de Música sustentable de  Latinoamérica
Isla De Pascua | Tag | Plataforma Arquitectura
Toki Rapa Nui: Sustentabilidad Música y Cultura | Plastic Oceans  International

Un pensamiento en “Isla de Pascua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s