Un edificio de nadie

Condominio Insurgentes, Colonia Roma.

Cristina vivió en el “edificio Canadá” en los años ochenta, entonces era una niña. Siempre que pasábamos por ahí hablaba con nostalgia de cómo aprendió a patinar en los  oscuros pasillos que son las arterias de Insurgentes 300, esa mole que abarca una manzana completa y en las fotos panorámicas parece una ciudad pequeña… Insurgentes 300: infancia feliz 

Levantado entre 1956 y 1958, su bautizo estuvo marcado por un temblor, el de 1957, pero un año después se inauguró sin problemas. Fue construido siguiendo una arquitectura influida por el international style aplicando una fachada asimétrica, cubiertas planas, muros con cortinas de vidrio, superficies con pared lisa, ausencia de detalles decorativos y uso simple del color, según dice la ficha técnica del edificio.

Por aquel entonces estuvo ocupado por abogados, empresarios y artistas como Silvia Pinal o Mauricio Garcés que mudaron sus oficinas a una de las zonas de mayor solera de la ciudad, donde florecía un nuevo urbanismo. Tan mastodóntico como vanguardista fue símbolo de una época en la que la arquitectura iba de la mano del diseño.

Tras el terremoto de 1985 el miedo hizo que fuera progresivamente abandonado. Un incendio en el piso 15 y el asesinato de un famoso juez en 1995 fueron el último clavo en el ataúd antes de su abandono casi definitivo. En agosto de 2012 el edificio fue desalojado y clausurado por Protección Civil, pero no por miedo a un derrumbe, sino porque era una de las esquinas conflictivas de la zona y lugar de venta de drogas.

De ahí fueron expulsadas 137 personas, pero con el tiempo regresaron en silencio. Mismo silencio, con el que han tenido que volver a abandonar el lugar tras un nuevo temblor, que no le ha quitado ni un azulejo al simbólico edificio.

https://elpais.com/internacional/2017/09/28/mexico/1506552584_155466.html

Un edificio de nadie. A pesar de su notoriedad, el Condominio Insurgentes ha sido olvidado por completo en las historias de la arquitectura moderna. Una razón de ello es que no se sabe quién lo diseñó. Ningún libro, ni la prensa, dan cuenta de su autor y en ninguna parte existe una placa con los apellidos del arquitecto. Es, de cierto modo, un edificio sin padre conocido, un bastardo de la arquitectura. Hoy, el edificio es una especie de ruina semifuncional. http://www.letraslibres.com/mexico-espana/insurgentes-300-un-fantasma-la-modernidad

El simbólico inmueble, que ha resistido tres terremotos. El edificio Canadá, de pie y ‘desokupado’

Street View – Google Maps. Ver mapa

Edificio Insurgentes 300 Carlos Juica

+info:

http://www.eluniversal.com.mx/colaboracion/mochilazo-en-el-tiempo/nacion/sociedad/era-edificio-de-lujo-en-la-roma-hoy-parece

https://www.vice.com/es_mx/article/nnp9kx/el-numero-300-de-la-avenida-insurgentes

http://www.excelsior.com.mx/2012/08/25/comunidad/855473

https://culturacolectiva.com/diseno/edificio-insurgentes-300/

 

Un pensamiento en “Un edificio de nadie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s