Victor Palla y Lisboa

6757d19a400b38792808a9e51031c82c

tumblr_lq4jnxam7h1qdy7vgo1_1280

Victor Palla, Girl and rope, 1952

Victor Palla (1922-2006)

2017-01-19-2

Arquitecto, fotógrafo, pintor, diseñador, editor, galerista, traductor y ceramista, Victor Palla creó una obra polifacética y moderna. Diseñó innumerables libros y portadas de revistas que demuestran su fuerte sensibilidad espacial, producto de su formación en arquitectura, combinada con un agudo sentido visual resultado de su práctica artística y su ojo fotográfico. La excelencia y la diversidad formal de su trabajo es el producto de un experimentalismo que emplea los lenguajes, técnicas y materiales de diversas formas de expresión artística.

tumblr_lq4jycjczq1qdy7vgo1_500

201210_banner1

f540aca168c57c1642b0becca4dd5173

Victor Palla (1922-2006) es un fotógrafo Portugués injustamente desconocido fuera de Portugal, que retrató la Lisboa de los años 50. Fotógrafo, Diseñador y arquitecto, es un autor esquivo cuyo libro “Lisboa, Cidade Triste e Alegre” cuesta mucho encontrarlo, y alcanza precios increíbles en las subastas. Además de usar un surrealismo basado en la geometría, Victor Palla también enfoco su cámara a la Lisboa cotidiana.

e9f89f3aa51ac45470cef725d754bbf7

Victor Palla

4c8d230595856f3b3cb8a8e40b1dadb4

victor-palla01

Victor Palla, Costa Martins, Lisboa, cidade triste e alegre, Pierre von Kleist Editions, Portugal, 2009

00

Victor Palla y Costa Martins se conocieron en la universidad cuando estudiaban arquitectura y ambos eran apasionados de la fotografía; años después, se juntaron para publicar este trabajo, mostrado primero en galerías de Lisboa y Oporto, y editado después en siete fascículos entre 1958 y 1959.  A pesar del fracaso de su publicación, su fama se fue extendiendo poco a poco hasta ser reconocido recientemente como uno de los libros de fotografía más importantes publicados en el siglo XX.

victor-palla03

Steidl quiso hacer una reedición, pero no pudo llegar a un acuerdo con los herederos.  André Príncipe, que ya había rodado un documental sobre Victor Palla gracias al cual conocía en detalle el trabajo y los deseos de los fotógrafos, contó con la confianza de las familias de Victor Palla y Costa Martins.  El libro se publicó en 2009, coincidiendo con el quincuagésimo aniversario, en la pequeña editorial –prácticamente desconocida en ese momento– especializada en libros de fotografía de André Príncipe y José Pedro Cortes: Pierre von Kleist Editions.  A pesar de contar con una distribución muy limitada la edición se vendió en un año.

El libro está dentro de la tradición de libros de fotografía dedicados a ciudades, pero no de los que se convierten en guías turísticas, en colecciones de imágenes de los lugares notables — hay que tener en cuenta que salió a la venta por fascículos a un público que conoce Lisboa de cabo a rabo.  Es de los que tratan la ciudad como punto de partida, como lugar privilegiado de la modernidad.  Lo que interesa no es lo que se ve, sino cómo se ve.  Es como si en lugar de verlo este libro hubiera que escucharlo.

El libro se cierra con un índice, en el que aparecen todas las fotografías acompañadas por un texto explicativo escrito por los autores.  Es un regalo adicional, postrero, que ellos explican de esta manera:

De Irving Penn a Wayne Miller, una antología de los escritos de los grandes fotógrafos sería verdaderamente, además de un gran libro, un libro muy grande.  A la sombra de tantos grandes, bien se puede disculpar en este paseo a lo largo de Lisboa nuestra conversación, que no es más que el “shop-talk” de quien muestra pruebas a un colega.  Pues ¿a quién más que a un fotógrafo podría interesar, por ejemplo, que esta fotografía hubiese sido tomada por la tarde, en verano, con una Leica equipada con un Elmar 50mm. y película Tri-X a 1/30 f.4.5?

Y lo que sigue es una disgresión fotográfica, filosófica, literaria y hasta cinematográfica.  No es un texto menor.  Es un ejemplo magnífico de cómo pensar un trabajo en todas sus vertientes, dotarlo de espesor y abrirlo en canal para que pueda ser degustado.  Dicen los autores más adelante:

No se imagine por estas notas que alguna vez nuestro punto de partida fue un concepto técnico o formal.  Como Richard Avedon, podemos decir que lo que siempre nos estimuló “fue el pueblo, las personas, nunca — o casi nunca — las ideas”.  La técnica no es más que un instrumento; y a veces apetece concluir, como Avedon, que “la máquina es casi siempre un estorbo.  Si pudiese hacer lo que quiero sólo con los ojos, sería felíz”.

El original –y este facsímil que lo reproduce impecablemente–, es una obra maestra del diseño editorial: impreso en diferentes papeles, con diferentes tamaños ajustándose a las fotografías, con páginas desplegables, tiene un ritmo endiablado.  Incluye textos de diversos autores portugueses, incluyendo nueve poemas inéditos, que se incluyen dentro de las imágenes en un juego de diseño elegante y preciso.  En el índice nos cuentan:

 En la construcción de un libro como éste es imposible mantener un proceso de trabajo rígido; y si, la mayor parte de las veces, la poesía venía a ilustrar secuencias gráficas existentes, no pocas veces ocurría lo contrario, y dos o tres versos nos impresionaban al punto de buscar seguir su sugerencia y elegir de entre nuestras fotografías las que los materializaran mejor.  Éste es un ejemplo muy claro de ello; en algunas otras páginas ya hoy nos es difícil reconstruir lo que pasó, y dónde, cómo y por qué lado comenzó la ilustración.

En el último comentario escriben:

El libro ahí está.  Se llama “Lisboa“, y es el retrato de los hombres, mujeres y niños que en ella habitan, trazado por dos hombres que en ella nacieron y en ella viven.  ¿Visión parcial?  Evidentemente.  ¿Incompleta?  ¿Tendenciosa? Por supuesto.  No teníamos la ambición de hacer una documentación total.  Un soneto puede decir más que un poema épico y un haiku más que un soneto; una novela que transcurre en Dublín en un solo día puede explicar mejor al hombre que una Historia Universal.  El documento en sí importa poco; para eso están los periódicos, las revistas y los archivos.

01

02

03

04

05

Lisboa, cidade triste e alegre

texto y poemas de Rodrigues Migueis, Alexadre O’Neill, Armindo Rodrigues, David Mourão-Ferreira, Eugénio de Andrade, Jorge de Sena y José Gomes Ferreira; índice detallado con la descripción detallada de las circunstancias de cada foto; cuadernillo adicional con una nueva introducción de Gerry Badger en portugués e inglés y la traducción al inglés del índice detallado;

editado por Pierre von Kleist Editions, en Lisboa, Portugal;

primera edición, diciembre de 2009; 2000 copias; 175 páginas; 286 × 240 mm.;

encuadernado en cartoné forrado con papel laminado, con título impreso sobre golpe en seco y con sobrecubierta; impreso en huecograbado sobre papel de 160 gramos; impreso en Neogravura, Ltd., Lisboa, Portugal; tipografía de Sociedade Industrial de Tipografia, Lda., Lisboa, Portugal;

ISBN 978-972-99825-3-5

lisboa-cidade-triste-e-alegre-victor-palla-and-costa-martins

6a00d8341d53d453ef00e5528f065f8833-320pi

6a00d8341d53d453ef011168fedbb3970c

6a00d8341d53d453ef011168fedf40970c-320wi

230f445f06a6d291fc2346dcacab89ed

b072ae400f6dd990a033d8c232c99c80

Fuentes:

Cuatro Cuerpos. La ciudad es moderna, decía un ciego a su hijo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s