Palais de Tokyo

El arte más allá de los artistas se expone en el parisino Palais de Tokyo

adriaan_kok_1_animaris_currens_ventosa_oostvoorne_1993_kopie_2
Theo Jansen, Animaris Currens, 1993. © ADAGP, Paris 2014

carlos-espinosa-macrodiamante_-attrape-nuage-structure-en-metal_-courtesy-professeur-carlos-espinosa
Carlos Espinosa, Macrodiamante. Attrape nuage, structure en métal. Courtesy Professeur Carlos Espinosa.

Le Bord des mondes 18/02/201517/05/2015

 ¿Hay arte más allá de la pura creación artística? El Palais de Tokyo intenta responder a la cuestión con una monográfica del escultor griego Takis y la reunión de obras de una veintena de científicos, coleccionistas y personas que no se consideran artistas.

La muestra “Le Bord des Mondes”, que hasta el próximo mayo reúne a 23 no-artistas de diferentes países, entre ellos CARLOS ESPINOSA, THEO JANSEN, TOMÁS SARACENO y  JEAN KATAMBAYI

2015/01/img_3843.jpg

Un palacio con espíritu de plaza

PICASSO, MAN RAY, Brancusi, Dalí, Kupka, Kandinsky, Max Ernst, Giacometti, Miró, Gris, Tzara, De Chirico y tantos otros encontraron en París el lugar donde vivir, donde discutir con sus iguales, donde vender sus obras. Los dólares y las fortalezas volantes se llevaron los artistas a Nueva York. El Palais de Tokyo quiere reanimar el atractivo de París como foco de creación y contacto, ganarse para la ciudad no sólo los millones de turistas culturales que acuden cada año, sino también los miles de jóvenes con ideas. ‘El arte sirve para que los políticos no se duerman, para que los pueblos no se duerman’, declaraba Catherine Tasca, ministra de Cultura, el día de la inauguración del Palais de Tokyo. Para el presidente del Centre Georges Pompidou, Jean-Jacques Aillagon, la existencia del espacio dirigido por Sans y Bourriaud es ‘una gran noticia porque nos liberará de obligaciones excesivas. Nosotros no podemos acoger lo más innovador o experimental en materia de moda, arte, arquitectura, vídeo o danza, jugamos una carta de síntesis, de resumen generalista. Además, nuestras instalaciones tampoco son las más adecuadas para ciertas formas de expresión contemporánea, el vídeo no encuentra su lugar, algunas instalaciones son demasiado grandes’. El nacimiento del Palais de Tokyo es una iniciativa que depende en un 50% del Ministerio de Cultura mientras que el resto se lo reparten empresas privadas y los ingresos que ha de ser capaces de generar el propio lugar -tienda, restaurante, entradas, etcétera-, pero es una iniciativa que coincide en el tiempo con otro parto, el del Plateau, 600 metros cuadrados en un barrio popular que ocupan unos antiguos estudios de televisión. ‘Organizaremos de cuatro a cinco exposiciones al año al tiempo que proyecciones, conciertos y otro tipo de manifestaciones de vanguardia’, dice Eric Corne, la figura visible de los vecinos que lucharon para que el lugar no fuera absorbido en su totalidad por una operación inmobiliaria clásica. Su éxito privado frente a la especulación unido a la voluntad ministerial -Tasca dixit- de ‘favorecer la eclosión de formas nuevas de arte, menos dóciles para con el mercado’, ¿son síntomas sólidos de una resurrección de la creatividad parisiense?

Un palacio con espíritu de plaza. Octavi Martí

bigplanperspective

PARIS 1937

Sans-titre-4-775x497

Sans-titre-92-775x1191

paris-worlds-fair-611

le Musée d’Art moderne…

tokyo

Paris-expo-1937-musée_d'art_moderne-14

El Palais de Tokyo ocupa un monumental edificio construido en 1937 con ocasion de la Exposición internacional « Arts et Techniques dans la Vie Moderne ». Se ubica en el distrito 16, a dos pasos del Trocadéro y de la tour Eiffel.

2015/01/img_3827.jpg

El ala oeste de este palacio alberga uno de los centros de creación y arte contemporáneo más grandes de Europa. Totalmente renovado en abril del 2012 por los arquitectos Anne Lacaton y Jean-Philippe Vasall, el sitio le propone al publico: exposiciones, encuentros, proyecciones, conciertos y performances artísticas, en un espacio de 22 000m² repartido sobre cuatro plantas.

El Little Palais propone animaciones y talleres para niños. Los equipamientos son variados : dos restaurantes, entre los cuales el Tokyo Eat, dos jardines y una librería. En cuanto al ala este del Palais de Tokyo está ocupada por el museo de Arte moderno de la Ville de Paris.

ob_690841_exposition-internationale-de-1937

L’exposition internationale, Paris, 1937

1mus_artmod37

1exp37n5

medium_expo-coloniale_1937

En 1937, para la exposición internacional, la capital francesa decidió edificar en el quai Tokio, es decir, junto al Sena y casi a la otra orilla de la torre Eiffel, un lugar pensado para exponer arte moderno. El concurso lo ganaron los arquitectos Aubert, Dondel, Viard y Dastugue con un proyecto neoclásico. Le Corbusier y Mallet-Stevens figuraban entre las 127 propuestas perdedoras. No puede decirse que la modernidad empezara triunfando.

5d3f249349559f0bac210bd3bef4d531

Tras la exposición vino la guerra, con la guerra, la Ocupación, y con la Ocupación nazi, el arte moderno se convirtió en entartete kunst, arte degenerado. Con la Liberación, Jean Cassou pudo al fin comenzar a organizar el famoso museo, pero París ya no era la capital mundial del arte, los grandes creadores se iban al otro lado del Atlántico.

Hasta 1969, los 20.000 metros cuadrados del Palais de Tokyo se los repartieron entre el museo municipal de arte moderno y el museo nacional de lo mismo. Aunque se decidió dotarle de él en 1969, el nacional no encontró nuevo cobijo hasta 1977 y, a partir de entonces, los 8.700 metros cuadrados correspondientes al mudado nacional -su nuevo domicilio es nada más y nada menos que el Beaubourg- tuvieron destinos distintos y contradictorios: museo de arte y ensayo -presentaba las colecciones de otros centros cuando éstos efectuaban obras- hasta 1986, centro nacional de la fotografía luego, más tarde estudio de la escuela de cine para acabar siendo pensado como palacio de la imagen y del cine, es decir, un lugar de la penumbra.

2015/01/img_3833.jpg

El famoso palacio nunca llegó a ver la luz o, mejor dicho, la oscuridad, a pesar de las múltiples obras que se efectuaron en el lugar, porque desde 1998 se supo que éste había encontrado una mejor sede en el edificio que Frank Gehry imaginara para el Instituto Americano para que éste descubriera enseguida que no podía mantenerlo.

A los arquitectos  Anne Lacaton y Jean Philippe Vassal les pidieron, en 1999, que estudiaran qué podía hacerse con el sitio si se quería dedicarlo a la creación contemporánea. La idea de los comisarios del lugar, Jérôme Sans y Nicolas Bourriaud, es ‘convertir el lugar en un equivalente de la plaza de Djemaa el-Fna, en Marrakech, sólo que aquí los encuentros se producirán bajo techado’.

‘La primera vez que vimos la construcción era sólo una carcasa desollada, a la vez angustiosa y bella’.

 Lacaton y Vassal

les_architectes_en_charge_de_la_concep_625893694_north_545x

Con un presupuesto de 3.600.000 euros deciden olvidarse de los acabados y preocuparse por lo fundamental: ‘Resolver problemas de estructura, crear una base resistente para obras pesadas, poner el conjunto de acuerdo con las exigencias de seguridad y asegurar un mínimo de confort’.

La calefacción dependerá de aparatos propulsores de aire caliente, como los que se encuentran en las naves industriales, la refrigeración de una sensata organización de la corriente de aire y de un despliegue de toldos que proteja del sol.

‘Hemos aumentado la porosidad del edificio’, dice Vassal, ‘pues ahora, a través de las cristaleras, vemos la calle, los paseantes, los coches, el mercado bisemanal…, la presencia de la ciudad’. Para Lacaton, la opción era lógica ‘si se desea que esto sea como una plaza, que pueda cambiar con el día, en la que los artistas puedan moverse con libertad’. La estética destroy, tan socorrida en el caso de las discotecas, se adapta de maravilla al Palais de Tokyo.

“No hemos querido borrar las acumulaciones de distintos proyectos que se han sucedido, queremos que también quede rastro de los que van a venir hasta ahora, y de ahí que nunca pensáramos en uno de esos interiores de blanco impoluto”

20120619-185725-z938

20120619-185654-z737

20120619-185627-z599

20120619-185754-z579

20120619-185836-z716

20120619-185907-z730

20120619-190007-z683

20120619-190055-z469

20120619-190201-z592

20120619-190229-z137

20120619-190316-z817

20120619-190357-z918

20120619-190443-z263

20120619-190728-z719

20120619-190830-z483

20120619-191213-z179

20120619-191127-z257

20120619-191047-z797

20120619-191009-z908

20120619-190936-z342

20120619-190910-z792

20120619-191252-z930

20120619-191316-z371

20120619-191346-z887

20120619-191408-z417

20120619-191517-z817

20120619-191454-z279

20120619-191543-z789

20120619-191614-z707

20120619-191639-z334

20120619-191741-z265

20120619-191811-z617

20120619-191835-z471

20120619-192131-z986

20120619-192106-z783

20120619-192038-z277

20120619-192008-z414

20120619-191910-z577

20120619-191942-z598

20120619-192205-z814

20120619-192230-z930

20120619-192301-z615

20120619-192322-z217

20120619-192349-z670

PDT4_PLANS PROJET_Toiture

PDT4_PLANS PROJET_N2

PDT4_PLANS PROJET_N1c

PDT4_PLANS PROJET_N1b

PDT4_PLANS PROJET_N1a

PDT4_PLANS PROJET_N0

2015/01/img_3846.jpg

2015/01/img_3845.jpg

2015/01/img_3844.jpg

2015/01/img_3842.jpg

2015/01/img_3840.jpg

2015/01/img_3839.jpg

2015/01/img_3838.jpg

2015/01/img_3837.jpg

2015/01/img_3841.png

2015/01/img_3836.jpg

2015/01/img_3835.jpg

 

2015/01/img_3834.jpg

2015/01/img_3832.jpg

2015/01/img_3831.jpg

2015/01/img_3830.jpg

2015/01/img_3829.jpg

2015/01/img_3828.jpg

2015/01/img_3826.jpg

Doskow_Palais

Fontaine_du_palais_de_Tokyo_480x366

MAMoutside-e1342540169232-764x1024

Paris 1937 World’s Fair, “Exposition Internationale des Arts et Techniques dans la Vie Moderne”, Graffiti, Palais de Tokyo, 2007. (Jade Doskow)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

3cd2ce5ce5795e328868cfb6f681ed99

8befc9da0b77293aa09f6da20a78ca9e

nomiya01

Nomiya-outside-2-1-of-1

Nomiya-outside-2-of-2

nomiya-tour-effeil

Restaurante-Nomiya-Le-Palais-de-Tokyo-París-09

이선정3

palais de tokyo

“Le Jardin Sauvage” ATELIER LE BALTO

pdt

2002_palais_de_tokyo_05

 Marc Pouzol, Véronique Faucheur y Marc Vatinel son atelier le balto, un grupo de arquitectos y paisajistas afincados en Berlin. Les gusta definirse con el término “jardinistas”, que es la suma de las palabras jardinero+artista, y dicen mucho de su manera de trabajar entre la obra de arte y el trabajo también manual del jardinero. En cada intervención hay que mancharse las manos de tierra.

Consideran el jardín como una etapa del trabajo. Crece y se desarrolla en el tiempo, y es esto lo que les interesa, más que el resultado final. Sus obras suelen encontrarse en zonas no construidas y vacíos, y aprovechan los elementos existentes propios del lugar donde se trabaja. De esa manera, su trabajo es coherente con la zona en la que se asienta, y sin embargo se relaciona con todos sus otras intervenciones.

pdt-6 pdt-5 pdt-4 pdt-3 pdt-7  2002_palais_de_tokyo_10_2008 2002_palais_de_tokyo_09 2002_palais_de_tokyo_08 pdt-2 2002_palais_de_tokyo_07 2002_palais_de_tokyo_06

Fuentes:

 LACATON & VASSAL

Atelier Le Balto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s