Roni Horn. Todo dormía como si el universo fuera un error

Roni-Horn-You-are-the-Weather-detail-2

En 2013, Roni Horn (Nueva York, 1955) fue la ganadora de la cuarta edición del Premio Joan Miró.

Roni-Horn-01

Un conjunto de cilindros planos en distintos tonos verdosos acogió hasta hace unos  días a los visitantes de la Fundación Miró. A primera vista parecen contener agua, pero al acercarse la percepción cambia varias veces y es necesario tocarlos para darse cuenta de qué están hechos de cristal. Realizarlos ha requerido meses de trabajo y la más sofisticada tecnología del vidrio para que las variaciones de luz modificaran no sólo su color, sino también su textura.

480318871_1280x720

Untitled, 2013 © Roni Horn

Se trata de Untitled, la obra más reciente de las que se exponen en Todo dormía como si el universo fuera un error, la retrospectiva que la Fundación Miró dedica a Roni Horn (Nueva York, 1955), ganadora del Premio Joan Miró 2013.

El título Todo dormía como si el universo fuera un error es una frase del Livro do desassossego de Fernando Pessoa, publicado en 1935. La muestra ha sido concebida por la propia artista, que explora los distintos recursos que ha utilizado a lo largo de los últimos veinte años.

“Si hay magia en este planeta, está contenida en el agua.”

Loran Eisely

DSC_0284

Exterior Fundación Joan Miró. Foto:  Inma Fernández

La exposición Roni Horn. Todo dormía como si el universo fuera un error ha sido organizada por la Fundació Joan Miró y la Obra Social ”la Caixa”. La muestra puede verse del 20 de junio al 28 de septiembre de 2014 en la Fundació Joan Miró y del 13 de noviembre de 2014 al 1 de marzo de 2015 en CaixaForum Madrid.

175523_10151265816992859_1874586510_o

roni-horn

Roni Horn – Drawings 1984-2012

La exposición propone una experiencia global, como si se tratara de una gran instalación formada por el conjunto de piezas expuestas. La selección de obras es un compendio de los elementos que conforman el proceso creativo de la artista: las personas, el paisaje, la luz, las palabras, el agua, la presencia, el vidrio, los rostros, el cambio, las formas, las series, los espacios, la apariencia del yo o el tiempo. La muestra se inicia con la instalación escultórica de la serie White Dickinson y sigue con la serie fotográfica You are the Weather, Part 2. La pieza central, Untitled, solo ha sido expuesta previamente en la galería Hauser & Wirth de Nueva York. También pueden verse las series fotográficas Still Water (The River Thames, for Example) y Dead Owl, la serie de autorretratos a.k.a; y el mosaico fotográfico Her, Her, Her and Her, que se expone junto a la pieza escultórica de vidrio negro Opposite of White, v.2, además de cuatro trabajos videográficos alrededor de su obra.

“No me identifico mucho con un arte femenino, creo que esto de los géneros está ya bastante superado”

Roni Horn

sztuka5

La relación entre el ser humano y el entorno toma forma en la célebre You are the Weather, 110 fotografías que estudian cómo el cambio de temperatura afecta la expresión del rostro de su amiga Margret, sumergida en el agua. Es una de las principales líneas argumentales de su trabajo, así como la presencia de la literatura y la investigación de la identidad desde una perspectiva mucho más avanzada que las habituales diatribas sobre la dicotomía entre masculino y femenino.

Desde la década de los 80 trabaja el tema del doble o más bien del triangulo, ya que introduce al público como parte activa de la experiencia artística desde mucho antes que la interactividad se pusiese de moda.

DSC00237

Roni Horn: Rings of Lispector, 2004

Confirma la artista poseer un imaginario plural, que expresa con una gran diversidad de medios: diseño, escultura, fotografía y sendas instalaciones con textos de dos de sus escritoras de cabecera: Emily Dickinson y Clarice Lispector.

191 [no title] 1999 by Roni Horn born 1955 [no title] 1999 by Roni Horn born 1955 [no title] 1999 by Roni Horn born 1955

[no title] 1999 by Roni Horn born 1955 [no title] 1999 by Roni Horn born 1955 [no title] 1999 by Roni Horn born 1955

Junto a los seres humanos, el agua recorre la exposición y la trayectoria de Horn, pasando de presencia sutil y discreta a protagonista estelar, como en las angustiosas imágenes del Támesis, que se exponen bajo luz natural como todas las demás obras, una condición imprescindible para modificar su percepción. La condición ha comportado reabrir claraboyas cerradas de la Fundación Miró hace décadas.

“Fotografiar el Támesis encierra la misma dificultad que realizar el retrato de una persona; en realidad es siempre lo mismo, pero siempre distinto: aquella oscuridad provocada, más que por la contaminación, por generaciones de cadáveres de suicidas y asesinados, es hipnótica e incomparable… Ni el Hudson, con sus mafiosos, ni el Missisipi con su historia de esclavitud y linchamientos”.

roni-horn-no-zhZ0Jk

Roni Horn No. 3, New York, 2011
Photo: Juergen Teller

Pedí tan poco a la vida y ese mismo poco la vida me lo negó. un haz de parte del sol, un campo próximo, un poco de sosiego con un poco de pan, no pesarme mucho el saber que existo, y no exigir nada de los otros ni ellos nada de mí. esto mismo me fue negado, como quien niega la limosna no por falta de buena alma, sino por tener que desabrocharse la chaqueta. Escribo, triste, en mi cuarto tranquilo, solo como siempre yo he estado, solo como siempre estaré. y pienso si mi voz, aparentemente tan poca cosa, no encarna la sustancia de millares de voces, el hambre de decirse de millares de vidas, la paciencia de millones de almas sometidas como la mía al destino cotidiano, al sueño inútil, a la esperanza sin vestigios. en estos momentos mi corazón late más alto por mi conciencia de él. vivo más porque vivo mayor. Siento en mi persona una fuerza religiosa, una especie de oración, un símil de clamor. pero mi reacción contra mi desciende desde mi inteligencia… me veo en el cuarto piso de la rua dos douradores, me ayudo con sueño; miro, sobre el papel medio escrito, la vida sana sin belleza y el cigarro barato que apurándolo extiendo sobre el secante viejo. ¡yo, aquí, en este cuarto piso, interpelando a la vida!, ¡diciendo lo que las almas sienten!, ¡haciendo prosa como los genios y los célebres! ¡yo, aquí, así…!
(…)
El mundo es de quien no siente. La condición esencial para ser un hombre práctico es la ausencia de sensibilidad. La cualidad principal en la práctica de la vida es aquella cualidad que conduce a la acción, esto es, la voluntad. Ahora bien, hay dos cosas que estorban a la acción –la sensibilidad y el pensamiento analítico, que no es, a fin de cuentas, otra cosa que el pensamiento con sensibilidad. Toda acción es, por naturaleza, la proyección de la personalidad sobre el mundo exterior, y como el mundo exterior está en buena y en su principal parte compuesto por seres humanos, se deduce que esa proyección de la personalidad consiste esencialmente en atravesarnos en el camino ajeno, en estorbar, herir o destrozar a los demás, según nuestra manera de actuar. Para actuar es necesario, por tanto, que no nos figuremos con facilidad las personalidades ajenas, sus penas y alegrías. Quien simpatiza, se detiene. El hombre de acción considera el mundo exterior como compuesto exclusivamente de materia inerte –inerte en sí misma, como una piedra sobre la que se pasa o a la que se aparta del camino; o inerte como un ser humano que, por no poder oponerle resistencia, tanto da que sea hombre o piedra, pues, como a la piedra, o se le apartó o se le pasó por encima. El máximo ejemplo de hombre práctico, por reunir la extrema concentración de la acción junto con su importancia extrema, es la del estratega. Toda la vida es guerra, y la batalla es, pues, la síntesis de la vida. Ahora bien, el estratega es un hombre que juega con vidas como el jugador de ajedrez juega con las piezas del juego. ¿Qué sería del estratega si pensara que cada lance de su juego lleva la noche a mil hogares y el dolor a tres mil corazones? ¿Qué sería del mundo si fuéramos humanos? Si el hombre sintiera de verdad, no habría civilización. El arte sirve de fuga hacia la sensibilidad que la acción tuvo que olvidar.

El libro del desasosiego (fragmento) Fernado Pessoa.

roni-horn-fundacion-miro-barcelona-2014

rh2244_her-her-her-and-her

fuentes :

Roni Horn

Fundació Joan Miró

Las mareas emocionales de Roni Horn. Roberto Bosco . EL PAIS

Anuncios

Un pensamiento en “Roni Horn. Todo dormía como si el universo fuera un error

  1. Pingback: cuatro años | circARQ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s